-->

martes, 15 de julio de 2014

MAKOTO X HARUKA (Free!) - NON YAOI


¡Carnaval! (MakoHaru)

Este año ya era su último curso y, por ello, Haru, Makoto y Rei debían ayudar junto con sus compañeros en la organización del festival. Como todos los años, cada clase debía escoger un tema, procurando no coincidir con el resto de clases, para realizar actividades durante los tres días que duraba el festival. Había un maids' café, una casa del terror (cosa que Makoto no llegaba a entender, pues no estaban en Halloween), un pequeño planetario... Y en la clase de Makoto y Haru, ante la diversidad de opiniones, se decidió finalmente hacer un restaurante con platos de distintos países y, el último día, un desfile de carnaval de tema libre (propuesto por Haru, para sorpresa de muchos).





Makoto quería que Haru y él fuesen disfrazados de algo similar, haciendo juego, ya que de esta manera Makoto no se sentiría tan ridículo, pero a Haru no le interesaba demasiado hablar acerca del desfile de carnaval, y solamente se dedicaba a enumerar las formas en que cocinaría las caballas los otros dos días. A pesar de ello, Makoto estaba seguro de que Haru se traía entre manos algo relacionado con el carnaval: después de las prácticas en la piscina del Iwatobi, Haru desaparecía misteriosamente, y cada vez que iba a su casa, Makoto se sorprendía al encontrar las puertas y ventanas cerradas y atrancadas. Algo tramaba, de eso estaba seguro.

No obstante, Makoto prefería dejarle vía libre y no presionarle, ya que era la primera vez que Haru se interesaba por algo que no fuese el agua, y tener un hobbie era algo completamente normal, incluso sería bueno para él descubrir otras aficiones. Solamente esperaba que Haru  no se hubiese obsesionado de tal forma que se aislase y no volviese a hablar con nadie nunca más, ni siquiera con el propio Makoto. Entretanto él intentaba pensar en un buen disfraz para salir en el desfile: quería algo que no fuera demasiado llamativo, pues no quería llamar mucho la atención, que tampoco fuese complicado de conseguir o de hacer (no le importaba aprender a coser un poco) y que, además, le pudiese gustar a Haru. Y si también podía ocultarle durante el desfile, mejor, porque los demás no verían lo mucho que le avergonzaba exhibirse ante la gente. Quizás debería preguntarle a Gou su opinión...


Así pues, llegó el último día del festival, el día del gran desfile de carnaval, ante el cual todos estaban la mar de emocionados, y Makoto no podía sentirse sino totalmente nervioso. Llevaba toda la vestimenta guardada en unas bolsas que abultaban bastante, por lo que le sería un tanto complicado subir las escaleras hasta la casa de Haru y bajarlas de nuevo. Cuando llegó y descubrió que todo estaba cerrado a cal y canto, y que no recibía ninguna respuesta por mucho que llamase, decidió ir solo al instituto. Había revisado por enésima vez las distintas entradas, y agudizado el oído por si le llegaba algún ruido del interior de la casa, pero estaba totalmente desierta. ¿Haru había madrugado? ¿Y por qué no le había esperado?

Makoto empezó a sospechar que Haru sí estaba realmente interesado en aquel carnaval y que se había escondido de todos para que no le acribillasen a preguntas. En realidad, seguramente se había escondido sólo de él, pues a Makoto le bastaba con una mirada para entender perfectamente los pensamientos y sentimientos de Haru. Aquella idea hacía que Makoto estuviese molesto porque seguramente éste sería su último año estudiando juntos, y quería aprovechar al máximo el tiempo que pasase con Haru porque, a pesar de vivir tan cerca, de ahora en adelante solamente podrían verse en su tiempo libre, y ninguno sabía cuándo sería eso. Además, aunque no quisiese reconocerlo, a Makoto le asustaba seguir adelante sin Haru a su lado, con su silenciosa presencia como apoyo.

Makoto sacudió la cabeza en un intento de despejar su mente de todos aquellos sinsentidos. Ahora lo que tenía que hacer era concentrarse en el desfile, en hacer que todos disfrutasen al máximo del último día de festival. Pero no las tenía todas consigo, pues el disfraz que Gou le había sugerido no le parecía del todo adecuado para un carnaval, aunque ella había dicho que eso eran imaginaciones suyas, ya que cumplía perfectamente con todos los requisitos de Makoto: le ocultaba el cuerpo perfectamente, era cómodo y no llamaba la atención y, según ella, le encantaría a Haru. Por fortuna para él, no tuvo que comprarse nada ya que su tío paterno le prestó un antiguo traje de trabajo, una equipación ya usada pero en buenas condiciones, lo cual hacía más realista su personaje. Makoto salió del vestuario con un traje y casco de bombero, además de una manguera enrollada en el hombro, y se puso a buscar a Haru, ya que tampoco le había visto mientras todos los chicos se cambiaban.

Antes de acercarse al punto de inicio del desfile, Makoto dio un pequeño rodeo buscando a Haru. A su paso, todas las miradas se posaban sobre él, lo cual hacía que le entrasen escalofríos, ya que a Makoto no le gustaba ser el centro de atención: eso le hacía sentirse expuesto y vulnerable, por lo que él prefería permanecer siempre en un discreto segundo plano. Ésa era una de las razones por las que no quería aparecer en el desfile, pero se vio obligado a ello por Haru; y la idea era mucho menos tentadora desde que había decidido ir disfrazado de bombero. Con decenas, centenares, miles de ojos siguiéndole al pasar, Makoto se apresuró a llegar al punto de encuentro ya que, al fin y al cabo, Haru también iría a parar allí tarde o temprano, por lo que no merecía la pena perder el tiempo buscándole, siendo observado por todas aquellas personas. Especialmente después de haberse quitado la parte superior del traje porque se estaba asando de calor.

Distraído con sus preocupaciones, no entendía lo que los murmullos que había detrás de él decían y, cuando se giró para ver lo que pasaba (esperaba que, por favor, no estuviesen hablando de él), se le desencajó la mandíbula y sus ojos se abrieron como platos al ver a Haru disfrazado de... ¿caballa? Todos se reían de Haru y le preguntaban por qué iba disfrazado de sirena, o de tritón, ante lo cua Haru simplemente respondía que era una caballa. Cuando Haru pudo llegar a su lado, andando con pasitos cortos y arrastrando el final de una cola de pez, con el semblante eternamente frío un tanto sonrosado, Makoto seguía sin poder creerse lo que veían sus ojos. Aun así, le regaló a Haru una sonrisa:


-Ya veo lo que has estado haciendo todo este tiempo, Haru. No pensé que te hubieses tomado tan en serio esto del carnaval, pero te queda muy bien esa cola de caballa (desde el principio descubrí cuál era tu disfraz).

Haru se sonrojó aún más ante aquellas palabras:

-No tenía más material para hacer todo el pez..., pero me alegra que hayas venido vestido de bombero, así podrás regarme con tu manguera y no moriré seco.

El desfile dio comienzo y fue de lo más sensacional, teniendo como protagonistas indiscutibles a un bombero y una sirena totalmente colorados.



¡Devi espera que hayáis disfrutado del fanfic! Si queréis más, sólo tenéis que pedirlo, pero en principio los fanfics no tienen continuación.

3 comentarios: