-->

domingo, 26 de julio de 2015

"Cinder", Marissa Meyer

Título: Cinder (#1)

Título original: Cinder

Autora: Marissa Meyer

Idioma original: inglés

Saga: Crónicas lunares

Editorial: Montena

Año de publicación: 2012

Páginas: 426

Sinopsis: Cuando Cinder conoce a Kai, el príncipe de Nueva Pekín, el mundo está patas arriba. Una plaga mortal está causando estragos entre la población del reino, y los científicos trabajan contrarreloj para encontrar una posible vacuna. Tras la infección de Peony, la hermanastra  y única amiga de Cinder, esta se ve obligada a trasladarse al hospital para participar como voluntaria en las pruebas médicas que está llevando a cabo el misterioso doctor Erland, unas pruebas a las que ningún otro paciente a sobrevivido. Pero para sorpresa de todos, Cinder saldrá con vida... Y no solo eso: en el hospital descubrirá un secreto de su pasado que podría cambiar el futuro del mundo... Y unir a Cinder y a Kai de forma inesperada.







Parémonos un instante a admirar lo preciosísima que es esta cubierta. Sé que es un error juzgar a un libro por su portada, pero es que la de Cinder es tan hermosa que cómo no fijarse. Si a eso le añadimos la interesante sinopsis, tenemos un cóctel que yo voy a probar.

Para que os hagáis una idea así de entrada, este libro es una versión de la Cenicienta moderna. Muy moderna (Cinder-ella), así como el resto de títulos de la saga estarán también basados e inspirados en cuentos tradicionales (como Scarlet en Caperucita Roja, Cress en Rapunzel y Winter en Blancanieves). A pesar de las ganas que le tenía, el hecho de que Montena solo hubiera publicado los dos primeros y haya dejado la saga abandonada, me tiraba para atrás. Si no me gustaba era fácil, tan solo tenía que abandonar y ya. Pero si me gustaba, tendría que gustarme mucho para motivarme a leer los libros en inglés. Y bueno, esto ya se verá.

Cinder es una ciborg (mitad humana mitad robot) que trabaja como mecánica en Nuevo Pekín. Es más, es una de las mejores. Por ello acude en busca de su ayuda Kai, el príncipe heredero, pues necesita que le eche un vistazo a su cuidadora robótica ya que no se activa. Ese episodio cambiará su vida. En el mundo de Cinder, una peligrosa plaga está esquilmando a los humanos, matándolos sin piedad. En el palacio se están llevando a cabo determinadas investigaciones para encontrar un antídoto y una manera de curarla, aunque por ahora ha sido una búsqueda infructuosa. Cuando su hermanastra pequeña Peony (y la única que realmente quiere y aprecia a Cinder) se contagia, su madrastra la obliga a presentarse como sujeto voluntario de pruebas. Nadie ha salido con vida de esos experimentos pero poco le importa a su familia, puesto que la desprecian por su condición de ciborg.

A parte de la amenaza que supone esta enfermedad incurable, la letumosis, también planea sobre ellos la amenaza de los lunares. Son una raza alienígena liderada por la reina Levana, una mujer despiadada, fría y calculadora de inexplicable belleza.

Esta sociedad medio futurista medio apocalíptica me ha encantado. Es una distopía distinta a lo que solemos estar acostumbrados, lo que añade originalidad. No hay mucha acción pues se centra en Cinder, en cómo supera los ensayos médicos y en las tramas políticas que suceden a su alrededor. A pesar de esa ausencia de acción, no te aburres. El argumento avanza rápido, ágil, y según te vas fundiendo con la historia más quieres saber. No solo de la propia Cinder, sino de los lunares, de lo que planean.

La autora le da una vuelta de tuerca a la Cenicienta y lo hace de una forma extraordinaria. Mantiene la esencia (la madrastra y las hermanastras, el baile del príncipe, el hecho de que Cinder tenga que mantener a su familia) y la moderniza, lo lleva a otro nivel magnífico que te atrapa y no tiene intención de dejarte ir.

¿Qué decir de los personajes? Enamoradita me hallo. Cinder tiene dos caras. Por un lado es el
prototipo de Cenicienta, sumisa que trabaja casi como una esclava para mantener a su familia, que no tienen ningún privilegio. Sus únicas amigas de verdad son su hermanastra pequeña, Peony, e Iko, un robot-ama de casa con un chip de personalidad que siempre va con ella. Eso es otra cosa que me ha encantado, que los robots no son simples máquinas que hacen lo su programa, y por ende los humanos, ordena. Iko tiene personalidad propia. Ríe, es divertida, soñadora, está enamorada del príncipe Kai (casi como todas las chicas de Nueva Pekín). Meyer consigue que te gusten ¡incluso los robots! Pero volvamos con Cinder. Como he dicho tiene la cara sumisa propia del cuento original. Pero a la vez, es una heroína. Es fuerte, con carácter, honesta, inteligente, honorable, que hace lo que sea por la gente que le importa. Según avanza el libro su fortaleza va en aumento exponencial. Al final es como súper genialiosa y adsfadsf, no sé si me entendéis.

El hecho de que Meyer haya dividido las voces y tengamos a Kai como segundo protagonista (en menor medida, claro), es una oportunidad perfecta no solo para conocer sus pensamientos, su forma de ser, sino también para ver el contraste entre la realeza que representa y el escalón inferior donde está situada la mecánica. Kai es un príncipe para nada egocéntrico o creído que se cree por encima, como tendemos a pensar cada vez que sale un personaje de este estilo. Se preocupa de verdad por su pueblo y le gusta sentirse parte de sus ciudadanos. La conexión que siente con Cinder es inmediata. Sin embargo, su relación empieza como una preciosa amistad. Avanzan despacio y eso me ha encantado. Aunque no se hace explícito su amor en ningún momento, el lector puede sentir a través de sus palabras los sentimientos que bullen por debajo.

Peony es una chica dulce, que quiere mucho a Cinder y que la aprecia de verdad. Comparte con Iko su admiración por el príncipe Kai. Los comentarios que hacen ambas sobre este tema son divertidos y entre las tres hacen un triángulo amistoso muy bonito y que te llega. Por último, tan solo mencionar a la princesa Levana. Al igual que Cinder, su pasado y todo lo que le rodea es misterioso. Acerca de su vida solo conocemos rumores que luego se irán confirmando o desmintiendo. Es un personaje complejo (y al que odias sin poder evitarlo) y que vendría a ser la mala malísima de la saga.




¿Debería leerlo?

SÍ. Con todas las letras. La trama, los personajes, el estilo. Todo es maravilloso, es una saga increíble que merece muchísimo la pena. Es un retelling fantástico, una modernización estupenda que te va a atrapar inevitablemente. Es una lectura ágil, adictiva.




4 comentarios:

  1. Hola!!

    no sabia que es una saga, la verdad que muchos la nombran y si vos la recomiendas! entonces la leere muy pronto :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es un honor, Ghaaby! Sí, tienes que leértelo porque es una saga buenísima <3 ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Bienvenidas a mi infierno: Leer las dos primeras entregas de esta maravillosa saga, con protagonistas potentes, una trama original con un estilo novedoso y momentos épicos y descubrir que la editorial no va ha seguir publicando.
    (Lena está llorando en una esquinita rodando y tratando de conservar un poco de dignidad)
    Cress pintaba demasiado bien, no es justo... :,(
    Un besoo
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lena! La verdad es que da bastante rabia pero imagino que Random tendrá sus motivos para dejar de publicarla. En fin, habrá que darse un cursillo intensivo de inglés... Un besazo <3

      Eliminar