-->

martes, 5 de mayo de 2015

"Cincuenta sombras más oscuras", E. L. James

¡Al fin subo esta reseña! Me armé de valor para continuar con la trilogía, "animada" por el inminente lanzamiento de la película. Me lo terminé justo una semana antes de su estreno, pero con tantos libros atrasados no la publico hasta ahora. También aprovecho para comentaros que la ausencia de Devs se debe a la universidad :( Habréis visto que últimamente no se pasa por el blog, y es que la pobre están en pleno trabajo de fin de grado. Pero no os preocupéis, nuestras vidas ajetreadas dejaran de serlo en verano (esperamos) y daremos mucha más caña por aquí. Y sin más dilación, os dejo con esta reseña.



Título: Cincuenta sombras más oscuras (Cincuenta sombras #2)

Título original: Fifty shades darker

Autor: E. L. James

Idioma original: inglés

Saga: Cincuenta sombras

Editorial: Grijalbo

Año de publicación: 2012

Páginas: 589

Sinopsis: Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle. Pero el deseo por Christian todavía domina cada uno de sus pensamientos, y cuando finalmente él le propone retomar su aventura, Ana no puede resistirse. Sin embargo, al reanudar su tórrida y sensual relación, Ana averiguará aún más del terrible y doloroso pasado del impetuoso y exigente Cincuenta Sombras, como ella le llama. Mientras Christian lucha contra sus propios demonios, Ana debe enfrentarse a la ira y la envidia de las mujeres que la precedieron y tomar la decisión más importante de su vida.

CONTIENE SPOILERS DE CINCUENTA SOMBRAS DE GREY


Me ha costado siglos terminar esta reseña, pero quería que mi odio reposara antes de resultar ofensiva en mi entrada. Aun así, no creo haberlo conseguido. Aviso importante. Es bastante probable que mi crítica sea implacable y casi despiadada. Si alguno de los que estáis leyendo esto sois fans acérrimos de la trilogía, os animo a cerrar la entrada. También podéis leerla y desearme todo el mal del mundo en los comentarios, como prefiráis. Puede contener spoilers.

Anastasia no podía soportar la presión bajo la que Grey la sometía (normal) y por eso, al final del libro anterior, decide dejarle. Sin embargo, destrozada ante su pérdida, Ana que es imbécil no deja de pensar en Christian, por lo que poco tarda en echarse de nuevo a sus brazos y retomar la relación. Su Cincuenta Sombras está arrepentido por lo ocurrido y le ha dolido tantísimo que Ana se fuera, que está dispuesto a lo que sea por recuperarla y que ella se quede a su lado. Tanto es así, que Steele deja de ser su sumisa para convertirse en su novia y Grey accede a que sus polvos sean vainilla. Esto es, nada de sadomasoquismo ni prácticas eróticas que puedan herirla o ser demasiado fuertes para lo que ella puede soportar.

Hasta aquí  lo puedo llegar a entender (echándole mucha imaginación y con un esfuerzo inimaginable de empatía). Christian ha decidido cambiar, ¿qué podría ir mal? Resulta que nuestro querido empresario macizo tan solo está dispuesto a ceder en cuestiones de sexo. En lo que se refiere a su personalidad, no ha cambiado ni un ápice. Bueno, miento, ahora tiene momentos en los que es más empalagoso que comerte algodón de azúcar después de sumergirlo en un bote de leche condensada. La palabra que usa Ana a lo largo del libro para definirle es "voluble". Yo habría utilizado un término más acertado como "trastorno de personalidad múltiple" o similares. Pero supongo que "voluble" también está bien. Christian sigue tan controlador, posesivo, obsesivo y cualquier adjetivo en -ivo que se os ocurra como antes. Anastasia apenas puede dar un paso sin que él esté informado de ello.

Cuando comienza a trabajar en una editorial en Seattle, Grey se enfada ya que no entiende el por qué lo hace teniendo un novio millonario. Debido a ciertos motivos (irracionales) y para asegurarse de que su chica está bien en su nuevo puesto laboral, Christian decide comprar la editorial (sin consultárselo, por supuesto) para tenerla aún más vigilada. Su excusa es que así puede protegerla y esta será la justificación que esgrima a lo largo de seiscientas páginas para defender su comportamiento exagerado y paranoico. Esto se agravará cuando una de sus ex-sumisas, Leia, una joven que quedó mentalmente trastocada después de estar con el empresario y que quiere regresar con él cueste lo que cueste, encuentre a Anastasia y la persiga con el objetivo de hacerla daño y volver al lado de su Amo.




El control absoluto de Grey se acrecienta debido a esto, por lo que Ana está cada vez más asfixiada y planteándose si realmente es una buena idea estar con él. A su obsesión por su seguridad se añaden los constantes ataques de celos y el recordatorio de que Steele le pertenece y es suya en cuerpo y alma. Por supuesto, ella se enfada ante estos arrebatos, pero basta tan solo que Cincuenta sombras saque su cara empalagosa y enamorada para que se olvide por completo del tema y vuelva a caer rendida a sus encantos. O que tengan sexo. Porque las escenas de sexo son constantes, a veces una por capítulo. Christian no discrimina y se la tira donde pilla, cualquier sitio le parece bien. El 90% de las descripciones que hace E. L. James son iguales. Tan solo varía el lugar o los juguetitos que utilizan. Da la impresión de que la autora ha hecho una escena subidita de tono y copia y pega, cambiando frases sueltas para disimular que son clónicas.

A pesar de que Ana se plantea desde el principio si ha tomado la decisión correcta al volver con él y sigue albergando sus dudas, parece que no hace nada para impedir la cadena de acontecimientos que la afectan directamente y con los que, en apariencia, no está de acuerdo. A simple vista, da la impresión de que poco importa lo que haga Grey coartando su libertad o haciéndola sentir mal, ya que, como he dicho más arriba, tan solo bastan unas pocas palabras bonitas para que "vuelva al redil". Ana le perdona una y otra vez, excusándose en su infancia traumática y en los maltratos que sufrió cuando era niño, algo que le ha condicionado como adulto y le está repercutiendo.

Han habido escenas que me han puesto enferma. (SPOILER) En un momento determinado del libro, Grey comenta que le incomoda tener que usar preservativo y que va a pedir cita con su ginecóloga (del propio Christian, no de Ana) para que esta le recete la píldora, sin consentimiento alguno por parte de ella (aunque más adelante de nuevo le disculpará por esto). Que sea tu maldito novio no le da derecho ninguno a decidir sobre tu sexualidad y a elegir por ti el puñetero método anticonceptivo, Steele. (FIN DEL SPOILER).

En definitiva, se podría resumir como una novela que hace una especie de apología del maltrato ya que no importa lo que haga o deje de hacer el señor Grey, sus actos no tendrán ningún tipo de consecuencia posterior ya que Ana es su fiel corderito y su sublevación es un tanto dudosa. Esta segunda parte es mucho más penosa que la propia Cincuenta sombras puesto que en el primer libro de James al menos la conducta de Steele es lógica debido a que es su sumisa. No obstante, aunque no puede cambiar radicalmente de parecer aunque se conformen como pareja, la autora podría haber manejado la situación de una forma muy distinta y no haciendo que Ana quede como una imbécil doblegada a la voluntad de su señor.


¿Debería leerlo?

Un rotundo y absoluto no. Al no ser que seas fan de la trilogía, que entonces seguro que te va a encantar.



8 comentarios:

  1. No podría estar más de acuerdo con las cosas que leo en esta reseña acerca de 50 sombras. No es algo que me agrade para nada y mucho menos con los comentarios que haces. Apología del maltrato me parece hasta suave con todo lo que hay, creo que Anastasia debería dejar esa relación tóxica pero evidentemente no van a hacerlo.
    En fin, que no pienso leerlo y ole tus ovarios por leerte esta basura.
    ¡Un besín dragona!
    (Y dale ánimo a Devi con el TFG, que seguro que lo necesita)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, apología del maltrato puede sonar suave pero tampoco quería que la reseña fuera excesivamente cruel. Me he mordido mucho la lengua porque me indigné mientras lo leía. No entiendo en qué c*** están pensando sus lectores para que esta cosa les guste. Mucho menos entiendo a las tías que quieren un Grey en su vida. De verdad, ¿qué clase de enfermedad tiene nuestra sociedad para que este sea su prototipo de hombre perfecto? En fin, me voy a terminar la trilogía porque tan solo me queda un libro, pero miedito me da lo que me voy a encontrar.

      Se los doy a Devi de tu parte <3

      ¡Un besazo, vikinga!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu opinión, yo no he leído el libro no nada, pero de verdad que es una de las mejores reseñas que he visto

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias! Estaba bastante cabreada después de leerlo, así que me ha salido sincera. Menos mal que me he contenido porque en el borrador ponía cosas horribles jajaja. Un beso <3

    ResponderEliminar
  4. Por eso me gustó, por la sinceridad.
    Tienes un premio en mi blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Por eso me gustó, por la sinceridad.
    Tienes un premio en mi blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Uala, me encanta! Ten un buen jueves bombón!!

    ¿Nos seguimos en GFC o Bloglovin? Házmelo saber y yo también te seguiré ;)

    Ya que estoy por aquí te invito a mis sorteos internacionales: 10$ para Jexshop & Vestido de lunares

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Te seguimos por blogovin :D

      Eliminar