-->

miércoles, 7 de junio de 2017

"Escamas", Rachel Hartman

Título: Escamas (Seraphina #2)

Título original: Shadow Scale

Autora: Rachel Hartman

Idioma original: inglés

Saga: Seraphina

Editorial: Nocturna

Año de publicación: 2016

Páginas: 516

Sinopsis: El oscuro secreto que Seraphina llevaba años ocultando por fin ha salido a la luz. Sin embargo, ahora hay otro asunto mucho más importante: la guerra que acaba de estallar. 

Para inclinar la balanza a su favor, la reina Glisselda y el príncipe Lucian le encomiendan a Seraphina que salga del reino de Goredd y recorra las Tierras del Sur en busca de otros que comparten su mismo secreto. Lo que no saben es que no todos desean lo mismo y encontrar a algunos podría resultar letal.


CONTIENE SPOILERS DE SERAPHINA


A pesar de no terminar muy convencida respecto a Seraphina, debido a la complejidad del mundo que nos proponía la autora y la diversidad y cantidad de términos extraños que rechinaban a causa del desconocimiento absoluto por parte del lector y a la obligación de inferir su significado mediante el contexto (o, en su defecto, acudir al glosario final), cuando vi Escamas en la biblioteca no pude evitar la tentación de darle una nueva oportunidad. Después de todo, era una bilogía y no tenía nada que perder.

En esta ocasión, me resultó más cómodo adentrarme en la historia, pues no solo ya estaba familiarizada con dichos conceptos, sino también con el universo dragontino y sus peculiaridades. Por eso, este escollo y reticencia inicial se disolvió en cuanto supe que esta vez iba a ser diferente y lo iba a disfrutar más, cosa que en efecto ocurrió. Asimismo, al ser un libro menos introductorio, la acción ha sido el punto fuerte de la trama, logrando que se hiciera menos pesado que el primero. Aun así, he de reconocer que 500 páginas son muchas páginas y que en ocasiones ha pecado de repetitivo para mi gusto.

Seraphina sigue siendo la protagonista indiscutible pero, al mismo tiempo, los personajes que danzan a su alrededor adquieren más importancia y sabemos más datos acerca de su personalidad, forma de comportarse, motivaciones y opiniones. Esto nos permite juzgarlos con mayor precisión y saber por qué actúan de la manera en que lo hacen. Es especialmente útil son los saarantrai, puesto que al ser dragones (en su aspecto humano), sus opiniones difieren de las de las personas y sus intereses son diferentes. La profundización de los personajes se nota sobretodo en que no hay blancos y negros, no son personajes ni buenos del todo, ni malos, sino que están manchados de grises, dotándoles de una gran humanidad y realismo. Ni siquiera el antagonista actúa porque sí, por el simple hecho de ser el enemigo, sino que sus acciones están guiadas por ciertas causas que, sino lo justifican, al menos le dan una explicación coherente. Seraphina por su parte, ha madurado y ha perdido la reticencia inicial a su condición medio-dragona. Se ha vuelto más valiente, razonable, dando rienda suelta a su inteligencia, sin dudar un segundo de sus valores ni de su objetivo. Es comprensiva, se preocupa por los suyos y, aunque en ocasiones que la empresa le viene demasiado grande, no se rinde. Asimismo, hace un gran alarde de paciencia, y menos mal, por que las representaciones reales de su jardín de grotescos pueden llegar a ser desesperantes (ejem Dama Okra ejem). También es necesario mencionar, una vez más, a sus grotescos y cómo van haciendo acto de aparición a lo largo de las páginas, pues la meta más inminente de Seraphina es reunirlos y que la ayuden. Ha sido curioso comprobar las diferencias y similitudes que tenían en su cabeza comparados con el yo real.

Por último, mencionar lo mucho que se agradece que el romance entre Kiggs y Seraphina haya sido desplazado a un segundo plano, dándole a la acción la importancia que se merece, sin influencias románticas de ningún tipo. Es algo que se echa de menos en los libros juveniles.

La pluma de Hartman, de nuevo, es elaborada y acorde con el tono épico medieval que quiere darle a la novela. Como he comentado al principio, podía llegar a pecar de pesado y lento, pero la historia atrapaba de tal forma que este era un impedimento menor.


¿Debería leerlo?

Es un buen final de bilogía, con todas las dudas planteadas resueltas, trepidante y mucho más interesante que su predecesor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario